Tarta de chocolate blanco y fresas (sin horno)

Recetas 2549 Visitas

Aprovechando que estamos en temporada de fresas he preparado está riquísima tarta, sin horno, muy fácil de hacer, tiene una capa de chocolate blanco y otra de fresas que combinan a la perfección, tiene una textura suave y ligera, y una base de galletas con chocolate que le aporta un toque crujiente.

Es ideal para comer como postre en una comida familiar o una cena especial, espero que os animéis a hacerla, os encantará!



(Para un molde redondo desmontable de 18 cm)

Ingredientes:

Para la base:

22 Uds. de galletas maría.

60 grs. de mantequilla derretida.

Un chorrito de leche.

2 Cdas. de cacao en polvo sin azúcar.

Para la capa de fresas:

300 grs. de fresas trituradas.

200 ml. de nata (crema de leche) para montar o crema para batir (35% M.G).

150 grs. de chocolate blanco troceado.

4 hojas de gelatina neutra.

Colorante alimentario rojo o rosa en pasta o en gel (opcional).

Para la capa de chocolate blanco:

200 ml. de nata (crema de leche) para montar o crema para batir (35% M.G).

150 grs. de chocolate blanco troceado.

250 ml. de leche entera.

4 hojas de gelatina neutra.

Para decorar:

Nata montada (crema de leche).

4 fresas cortadas por la mitad.





Preparación de la base:

Trituramos las galletas con un procesador de alimentos, añadimos la mantequilla derretida, el cacao en polvo y el chorrito de leche, mezclamos.

Ponemos papel de horno en la base del molde y engrasamos las paredes con un poquito de aceite de girasol o spray desmoldante, echamos la mezcla de galletas, repartimos por toda la base y alisamos bien ayudándonos con la base de un vaso, metemos en la nevera mientras seguimos con la receta.





Preparación de la capa de fresas:

Sumergimos las hojas de gelatina en un recipiente con agua fría, (reservamos).

Ponemos un cazo al fuego, echamos la nata (crema de leche), las fresas trituradas y el chocolate troceado, removemos hasta que se funda el chocolate, agregamos las hojas de gelatina bien escurridas y removemos hasta integrarlas, retiramos del fuego.

Añadimos el colorante alimentario poco a poco hasta conseguir el color deseado mientras mezclamos, dejamos templar.

Vertemos la mezcla en el molde sobre una cuchara para que al caer no rompa la capa de galletas y metemos en la nevera 1 hora y media.





Preparación de la capa de chocolate blanco:

Sumergimos las hojas de gelatina en un recipiente con agua fría, (reservamos).

Ponemos un cazo al fuego, echamos la nata (crema de leche), la leche y el chocolate troceado, removemos hasta que se funda el chocolate, agregamos las hojas de gelatina bien escurridas y removemos hasta integrarlas, retiramos del fuego y dejamos templar.

Vertemos la mezcla sobre una cuchara para que no se rompa la capa de fresas y metemos en la nevera hasta el día siguiente.

Al día siguiente desmoldamos y decoramos la tarta, le hacemos unos copetitos con la nata montada (crema de leche) y en cada copetito le ponemos media fresa y ya la tenemos lista para disfrutarla.





Fuente: este post proviene de Ana recetas dulces, donde puedes consultar el contenido original.

Compartir

Comentarios