LEUCEMIA; UN TIPO SILENCIOSO DE CÁNCER QUE SE MANIFIESTA CON 5 SÍNTOMAS BÁSICOS

Remedios Naturales 9291 Visitas

 

 

Los síntomas de la leucemia a menudo no son específicos y también pueden ocurrir en otras enfermedades más inofensivas. Estos incluyen, por ejemplo: fatiga, cansancio, palidez, fiebre, dolor, sangrado o infecciones frecuentes.
Los síntomas de la leucemia aguda generalmente se desarrollan rápidamente en unos pocos días o semanas.
La leucemia mieloide crónica (LMC) se desarrolla lentamente, a menudo durante años: muchos pacientes no presentan síntomas claros o no presentan síntomas claros en el momento del diagnóstico.

 

Una leucemia mieloide crónica (LMC) se desarrolla lentamente, a menudo durante muchos años. La enfermedad se desarrolla en tres etapas, cada una con un síntoma específico. Lo importante es: la duración de una fase de la enfermedad y si se pasan todas las fases puede variar mucho de un paciente a otro.

Fase crónica: esta es la primera etapa de la CML. Algunos de los afectados no presentan síntomas en esta etapa. O son tan menores que no suponen una carga para la persona enferma en este momento. A menudo, solo se presenta una parte de los síntomas. En muchos pacientes, la enfermedad se descubre por casualidad en esta fase: por ejemplo, si un médico hace un análisis de sangre por otro motivo y nota anomalías.

 
 

Los signos de CML en la fase crónica pueden incluir:

  • Fatiga, palidez y disminución del rendimiento.
  • Fiebre sin causa clara y / o sudores nocturnos
  • Dolor de huesos
  • Sensación de presión y plenitud y / o dolor en la parte superior del abdomen: el dolor puede irradiarse hacia la espalda.
  • Pérdida de apetito y pérdida de peso no deseada.
  • La duración de la fase crónica de la CML es diferente para cada persona afectada: puede durar varios meses o incluso años. Sin embargo, en un momento difícil de predecir, la enfermedad progresa.

Fase acelerada: en esta fase de la CML, el estado general se deteriora. La gravedad de los síntomas aumenta.

El examen muestra: El número de glóbulos blancos inmaduros, los llamados blastos, aumenta significativamente en la sangre.
Fase explosiva: los expertos también se refieren a esta etapa final de la CML como la crisis explosiva. Los síntomas ahora corresponden a los de la leucemia aguda .

Los estudios también muestran que, como en la leucemia aguda, la proporción de células precursoras de leucocitos no funcionales en la médula ósea y la sangre aumenta considerablemente.

los síntomas aparecen de forma relativamente repentina para los afectados. Muy pocos se sienten en gran parte o completamente sanos poco tiempo antes. Otros, en cambio, notan unos días o semanas antes del diagnóstico que se cansan muy rápidamente o que las infecciones simplemente no se curan.
Los posibles signos de leucemia aguda son:

Fatiga, cansancio y palidez.
Infecciones y fiebre frecuentes y prolongadas
Mayor tendencia al sangrado: por ejemplo, hay un aumento del sangrado nasal o de las encías, sangrado puntiforme de la piel (petequias) y hematomas (hematoma). Después de las lesiones, la sangre se coagula de manera inusualmente lenta y las heridas pequeñas y grandes sangran por más tiempo.

El exceso de células sanguíneas enfermas puede provocar varios otros síntomas, como:

Dolor de huesos y articulaciones: causado por la diseminación de células leucémicas en la médula ósea.
Presión o dolor en la parte superior del abdomen: en pacientes con leucemia, este síntoma se produce como resultado de un hígado o bazo agrandados.
Dolor de cabeza, mareos, alteraciones sensoriales o parálisis: en casos raros, el sistema nervioso central se ve afectado por células leucémicas.
Los expertos aconsejan: en caso de quejas, un médico debe aclarar la causa lo antes posible. Porque la leucemia aguda puede progresar muy rápidamente. Para los afectados, esto significa que su salud puede deteriorarse drásticamente en unos pocos días.

Diagnóstico
Para diagnosticar la leucemia, se deben examinar cuidadosamente la sangre y la médula ósea. Esto también requiere la extracción de médula ósea con anestesia local.

Terapia
La elección del tratamiento depende del tipo de leucemia y la etapa de la enfermedad. Cada tipo de leucemia requiere formas específicas de tratamiento. Las principales terapias son:

Terapias farmacológicas: quimioterapia, quimioterapia de dosis alta, fármacos dirigidos, terapias con anticuerpos
Trasplantes de células madre sanguíneas. Se hace una distinción entre:
autotrasplante de células madre (la persona en cuestión recibe sus propias células madre sanguíneas trasplantadas)
trasplante alogénico de células madre (la persona en cuestión recibe células madre sanguíneas trasplantadas de otra persona)
Radioterapia (radioterapia)
Estos tratamientos se utilizan individualmente o juntos, pero a menudo no al mismo tiempo, sino uno tras otro.

Vigilancia activa: ciertas formas de leucemia crónica no requieren tratamiento inmediato. En cambio, los afectados son monitoreados activamente. En estos casos, los expertos hablan de vigilancia activa: es decir, se monitoriza el curso de la enfermedad con revisiones periódicas. El tratamiento no se inicia hasta que la leucemia causa síntomas.

CURA EL HÍGADO Y DEPURA LA SANGRE CON LA REMOLACHA (BETABEL)

Compartir

Comentarios